Gasolina

El combustible que sale de la refinería generalmente está limpio. Sin embargo, antes de llegar a la estación de servicio, se transfiere por medio de una red compleja de vagones, camiones o tanques de almacenamiento. El agua, los sedimentos y otros contaminantes aprovechan las condiciones adversas como el clima desfavorable, las mangueras relativamente limpias, los tapones, sellos y topes dañados o las precauciones insuficientes en el manejo para traspasarse al sistema de combustión.

Los restos que quedan en el fondo del tanque, la condensación en climas cálidos y la formación de cristales de hielo en época invernal, también constituyen fuentes importantes de contaminación del combustible.

En estas condiciones, ni los proveedores con la mejor reputación pueden garantizar que el combustible que acaban de entregar en su estación esté 100% libre de contaminantes. Por ello, debe considerar el análisis al combustible después de cada entrega.

Realizar un análisis al combustible antes de usarlo o venderlo es tomar una precaución de bajo costo contra las fallas y las interrupciones de los motores, así como también una prueba del cumplimiento con las normas y reglas gubernamentales.

Número de octano de investigaciónNúmero de octano de motor
Índice antidetonanteDestilación
DensidadConteo de partículas
Contenido de compuestos oxigenadosEnsayo de titulación de Karl Fischer
Presión de vaporAgua y sedimentos
Residuos carbonosos

Póngase en contacto con nosotros para más información.


Volver a la página principal